CELEBRACIÓN DÍA DEL CINE EUROPEO DE ARTE EN EL CINE GROUCHO. DOMINGO 13 DE NOVIEMBRE DE 2022

Los cines constituyen una riqueza cultural para viejos y jóvenes, en los pueblos y ciudades. Y son un lugar de encuentro para todos los ciudadanos, independientemente de su origen, formación o nivel de ingresos. Los cines de Arte proporcionan un valioso servicio con su diversidad en la programación, el descubrimiento y la promoción de jóvenes talentos, y al intercambio cultural dentro de Europa.

Los cines de Arte están presentes en (casi) toda Europa. En todos los países en los que existen estructuras de apoyo, y organizaciones, podemos encontrar una mayor diversidad en la programación, y una presencia más amplia de las películas europeas.

Con el Día internacional del cine europeo de arte, los cines europeos cuentan con su día de fiesta. El 13 de noviembre de 2022 ha tenido lugar la séptima edición del European Arthouse Cinema Day, organizada por la CICAE en colaboración con Europa Cinemas. Desde 2016 más de seiscientos cines en cuarenta países participan cada año con estrenos, películas infantiles o clásicos de la historia del cine europeo. Junto a estas proyecciones hay debates, cocktails y exposiciones haciendo de su programa ese día tan variado como lo son los propios cines de arte y ensayo.

Esta celebración siempre cuenta con una serie de directores europeos apoyándola. Se utiliza el nombre de embajadores que este año son: Emily Atef, Lukas Dhont, Alice Diop, Valerio Mastandrea, Pilar Palomero y Agnieszka Smoczynska. En Groucho no hemos alterado nuestra programación de estreno para ese día. Por tanto fué el estreno de Tori y Lokita, la película belga de los hermanos Dardene, Los pasajeros de la noche, del premiado director francés Michael Hërs y por último la sensible película mongola Queso de cabra y té con sal de la directora Byambasuren Davaa, en sus diferentes horarios y sesiones. Lo que hicimos como especial es invitar a un dulce a los espectadores que acudieron a las salas ese domingo 13 de noviembre. Este año fué la confitería santanderina Vega, de la que ofrecimos una Polca de hojaldre.